El Secreto Eje de la Existencia

0
118
Publicidad

Por Milton Olivo

Debemos asumir el desapego y la vida, como alternativa a la violencia y la muerte prematura. Consciente de que la vida es un regalo, con tiempo limitado. Porque apresurar la partida. Demasiados feminicidios, suicidios y violencia. Cuando lo importante es una larga vida y en paz.

Existimos en medio de una tremenda confusión existencial. Donde hemos errado el norte existencial. La meta no es tener, es ser útil. No es poseer cosas o a alguien, es ser feliz. Si por tener o querer apropiarme de alguien, vas a morir… ¿No es absurdo? Se trata de vivir en paz.

Cada ser humano tiene que desarrollar una estructura filosófica que le sirva de guía y orientación en toda su existencia; su filosofía personal. Y el norte de esta es preservar tu vida, tu libertad, ser útil, y sentirte satisfecho. Si no tiene, la Biblia es una guía filosófica existencial. ¡Úsala!

Los celos y la delincuencia matan más personas que el cáncer y los accidentes de tráfico. Todo por perder el sendero. Por querer convertir en algo de su posesión, algo que no es de su propiedad. Llevando a los individuos a perder su vida, su libertad, su familia, y todo lo valioso

Recuerda, en la naturaleza todo tiene un opuesto, como la luz y la oscuridad. Nosotros tenemos un cuerpo físico y, por tanto, en nosotros reside un cuerpo o ser espiritual no físico. Significa que nuestras vidas no comienzan con nuestro nacimiento, ni termina con nuestra muerte.

Pero la vida tiene reglas. ¿Cuál es la básica? Que lo que siembres, tienes que cosechar. Si siembra maldad, la cosecha será de dolor. Si siembra bondad, lo normal es que coseche amor. ¿Cuál es el secreto? practicar la bondad, la solidaridad, la justicia, la verdad y la compasión.

Por ego y orgullo matamos y morimos. Nos dejamos inclinar a la ira y nos convertimos en estúpidos idiotas. Habrá algo más idiota que matar y suicidarse, más cuando es tu pareja. Pierdes tu vida, tus hijos, tu existencia. Y además lleva la desgracia a una familia inocente y a la tuya propia. No es mejor dejarla ir y seguir viviendo. ¡Piénsalo!

El autor es escritor y novelista.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí