La violencia contra la mujer, doméstica o intrafamiliar

0
93
Publicidad

Por:Juan Moreno Severino.

La violencia contra la mujer, como la violencia doméstica o intrafamiliar, es uno de los problemas sociales más graves que enfrentamos como sociedad, como siempre queremos enfrentarla con la forma más simple, aumentando la pena mediante la creación de una ley o modificando la existente.

Lamentablemente, el aumento de pena, la creación de ley o de nuevos tipos penales no intimidan al agresor a los fines de que no cometa la conducta prohibida en la ley, sino que lo motivan a cometer el ilícito y luego quitarse la vida, por lo anterior la única solución es la educación a los fines de erradicar la violencia como un elemento social y cultural etiquetada como machismo.

Según la estadística del Ministerio Público, en el año 2022 con relación a la violencia de género se cometieron 7,447.00 con agresiones física y 14,716.00 verbales y psicológica, para un total de 22,163.00 agresiones.

Con relación a la Violencia Domestica e intrafamiliar en el mismo año (2022) violencia física 21,862.00 verbales y psicológica 31,758.00 y patrimonial o económica 821.00 para un total de 54,441.00 delitos cometido en el año.

Por lo anterior podemos observar que en 1 años se cometieron 76,604.00, delitos de violencia de género y violencia doméstica o intrafamiliar, cifra que evidencia el problema social que representa este tipo de violencia. 

La Violencia en contra de la mujer, se puede definir como cualquier conducta o acción realizada con la finalidad de producir daño físico a una mujer, psicológico o sexual, mediante el empleo de fuerza física o psicológica, verbal intimidación o persecución realizada en razón de su género.

En el ámbito interamericano, la Convención Belém do Pará, en su preámbulo, señala que la violencia contra la mujer es “una manifestación de las relaciones de poder históricamente desiguales entre mujeres y hombres” y reconoce que el derecho de toda mujer a una vida libre de violencia incluye el derecho a ser libre de toda forma de discriminación.

Es de suma importancia conocer las Raíces de la Violencia, porque es imperativo reconocer que la violencia contra la mujer tiene sus raíces en estructuras patriarcales y desigualdades de género que persisten en nuestras sociedades. La discriminación arraigada y las normas culturales que perpetúan los roles de género rígidos contribuyen a la perpetuación de la violencia. Abordar este problema implica una transformación profunda de nuestras actitudes y valores, así como un esfuerzo colectivo para redefinir las relaciones de género.

Asimismo podemos agregar que La violencia doméstica, también conocida como violencia intrafamiliar, se refiere a un patrón de comportamiento abusivo que ocurre dentro de un entorno familiar o de convivencia, esta conducta o acción realizada con la intención de producir daño físico, sexual o psicológico mediante el empleo de fuerza física o psicológica, verbal intimidación o persecución en contra de uno o varios de los miembros del hogar de su familia, con el propósito de controlar, intimidar, dominar o causar dalo a la víctima.

Además de que incluye también la destrucción de los bienes de la persona afectada Esta forma de violencia puede afectar a personas de cualquier género, edad, raza, orientación sexual o condición socioeconómica, aunque las mujeres y los niños suelen ser las víctimas más comunes. La violencia doméstica puede manifestarse de diversas maneras, incluyendo: 1. **Violencia física:** Agresiones físicas como golpes, patadas, puñetazos, estrangulamientos, entre otros.

En su sentencia del 31 de enero del 2020, los S C J, estableció lo siguiente: “La SCJ, establece que el artículo 309 numeral 2 del Código Penal Dominicano, define la violencia doméstica o intrafamiliar como todo patrón de conducta mediante el empleo de fuerza física, o violencia psicológica, verbal, intimidación a cualquier persona que mantenga una relación de convivencia contra la… pareja consensual para causarle daño físico o psicológico a su persona o a sus bienes; entendiéndose como pareja consensual, la relación adoptada por consenso o acuerdo; (…). 

Con relación en la especie, ni la víctima, ni el imputado negaron el hecho de que mantenían una relación de pareja y que tenían constantes encuentros íntimos, lo cual es suficiente para que se configure la relación de convivencia exigida para la configuración de la violencia intrafamiliar, (…). En consecuencia, rechaza el recurso de casación interpuesto”.

Debemos señalar que para estos dos tipos penales, cuando se realizan sin agravantes, la pena a imponer es de 1 a 5 años, con multas de quinientos a cinco mil pesos y la restitución de los bienes destruidos en caso de aplicar.

Sin embargo, cuando se actúa con agravantes la pena a imponer sería de cinco a diez años, entre las agravantes podemos establecer las siguientes: penetrar a la residencia o lugar donde se encuentre la víctima, se comete grave daño corporal o en presencia de niños o cuando se violenta una orden de protección.

Cuando este proceso de tipo penal se comete con las agravantes citadas, no aplican circunstancias atenuantes a los fines de disminuir la posible pena que se aplicaría por mandato del legislador según el artículo 309-4 del C P D.

Porque que se hace necesario citar un elemento importante en este tipo penal, que es la posibilidad de ordenar una orden de protección en favor de la víctima, que incluye el desalojo del agresor de la residencia de la víctima y en caso de este tener la admiración de bienes o negocio, la obligación de rendir un informe tribunal sobre el manejo económico de los bienes y la prohibición de distraerlo.

Lic. Juan Moreno Severino

Es abogado de los Tribunales de la República Dominicana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí